Nos hemos mudado! Serás dirigido automáticamente en cinco segundos. En caso contrario, puedes acceder haciendo click aquí

Lunes, 02 de noviembre de 2009
Hoy recopilamos una vieja leyenda, de uno de los primeros hospitales construidos en la isla de Gran Canaria y uno de los más importantes. Actualmente, ha dejado de ejercer la función de hospital para ser una residencia de ancianos.


 

Los extraños fenómenos que, según algunos trabajadores y aficionados a la parapsicología ocurren en el viejo Hospital de El Pino desde que el edificio cerró sus puertas hace más de 4 años. 


El actual guardián del edificio asegura categórico que allí no ocurre nada y que todo son habladurías, pero algunas limpiadoras aseguran que los objetos cambian de sitio o desaparecen, sin que puedan atribuir dicho fenómeno a una explicación lógica. Una de ellas explica que ha visto como un bolígrafo o un paño del polvo desaparecían del lugar donde lo habían dejado. "Y allí no había entrado ninguna otra persona", aclara. Añade que los vigilantes de seguridad que había hace años en el inmueble se negaban a trabajar solos durante la noche y exigían ir en pareja, porque se oían ruidos extraños y gemidos. "Algo pasa", dice su compañera, que atribuye los fenómenos a la existencia de espíritus de las personas que fallecieron en el centro hospitalario, mientras el guardián se parte de la risa. "Ustedes tenían que haber escuchado aquí una madrugada, a eso de las 2, cuando cogí el ascensor para echarle un vistazo a las plantas y él solito se puso en marcha y se paró en la planta 2 sin que yo hubiera apretado ningún botón", cuenta. El hombre, mosqueado por el asunto, volvió a bajar y se fue a buscar al perro para que "se diera una vuelta por la planta segunda y comprobar si se había metido alguien". "Subí con el perro, pero el animal se negó a salir del ascensor y no se movía de mi lado", cuenta mientras se muestra absolutamente escéptico sobre la posibilidad de que el fenómeno se pueda atribuir a la travesura de un fantasma. "Los fantasmas no existen, mi niña", insiste mientras recalca que no tiene ningún miedo a pasar solo las noches en el inmueble y que, salvo lo del ascensor, no ha notado nada extraño. Pero para sus compañeras, el comportamiento del ascensor y el susto del perro son una demostración más de los sucesos paranormales que allí se producen. Para el guardián son simples misterios de la técnica."Los aparatos a veces se gobiernan solos", bromea. Sus compañeras insisten y aseguran que si hicieran una grabación, "seguro que captan psicofonías".



FUENTE: LA PROVINCIA 11-9-04

Tags: fantasmas, clinica, del, pino, canarias, misterio

Publicado por Laverick @ 21:15  | Misterios y Leyendas
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Curioso
S?bado, 31 de julio de 2010 | 0:01

Hola a todos....Soy un ex-trabajador del pino y es cierto lo que se dice...Alli se escucha de todo y las cosas desaparecen.....Trabaje muchas noches y se de lo que hablo.

Jamas volveria...Es para acabar locos.En fin es cierto todo...Solo que hay que vivirlo para saberlo.

Publicado por Laverick
S?bado, 31 de julio de 2010 | 16:51

Gracias por seguir nuestro blog y comentar sobre este articulo. Nos gustaria que nos relatara algun tipo de suceso que le paso mientras trabajaba en ese lugar para tener mas historia sobre este mitico lugar

Gracias

 

Publicado por Curioso
Domingo, 07 de agosto de 2011 | 23:52

Soy vendedora de productos de mantenimiento, cuando cerró el hospital tuve

que ir a visitar hospital porque tenian unos problemas de atasco, cuando pasé

por una sala me dio un frio y estremecimiento impresionante, pregunté que sala

era aquella y me dijo que era la morgue del hospital, sentí que habia alguien con

nosotros aunque el hospital estaba vacio, espero que lo arreglen y que tenga una utilidad

y no esté cerrado.

Publicado por Curioso
Mi?rcoles, 12 de septiembre de 2012 | 12:49

Una tarde de domingo, uno de tantos en los que visito a mis padres, no se bien como surgió el tema, mi madre, auxiliar clínico que trabajó en el citado hospital durante cuarenta años, hoy en día retirada, nos comenzó a relatar una serie de fenómenos inexplicables sin parangón a los comentados, el que más me llamó la atención, fue aquel que explica que estando de servicio, en horas retirada de las bandejas de la cena para los enfermos, al entrar en una de las habitaciones del personal se topo de frente con un hombre mayor, la visión fue de varios segundos, y lo más curioso es que se encontraba detrás de una ventana que estaba frente a ella, en el tercer o cuarto piso. Era imposible que fuera personal de mantenimiento o limpieza